principal
principal
Damnificados: Pedimos que no nos olviden

Damnificados: Pedimos que no nos olviden

Banner pequ

El llenar tobos de agua frente al Simoncito, donde viven desde el pasado 20 de enero, ya forma parte de la rutina diaria de las 16 familias que resultaron damnificadas tras desplomarse sus viviendas, ubicadas en el callejón Los Avilán de Alberto Ravell

El llenar tobos de agua frente al Simoncito, donde viven desde el pasado 20 de enero, ya forma parte de la rutina diaria de las 16 familias que resultaron damnificadas tras desplomarse sus viviendas, ubicadas en el callejón Los Avilán de Alberto Ravell.

“Pedimos que no nos olviden y que tampoco nos vayan a trasladar a urbanismos que estén fuera de los Altos Mirandinos. De un momento a otro la vida nos cambió a todos”, declaró Alexis Díaz, vocero del grupo conformado por 42 personas, entre ellos 16 niños.

En la estructura inconclusa, que fue acondicionada como refugio por la Alcaldía de Guaicaipuro “estamos debidamente organizados. En la parte de abajo pernoctan las mujeres y en la de arriba los hombres”.

Dijo que en términos generales se encuentran bien, por órden de la alcaldesa Wisely Álvarez les ha llegado 10 bolsas de comida, pero intentan hablar con Pdval para que el suministro de alimentos sea más frecuente, “estamos dispuestos a pagar”.

Han pasado roncha por la falta del vital líquido, aunque conectan una manguera que proviene de una embotelladora. Esa agua la usan para cocinar y asearse.

Se quejan también de la falta de privacidad, pues no es lo mismo estar en una casa para ellos solos que convivir todos juntos.

Están conscientes de que a sus inmuebles originales no pueden regresar porque quedaron inhabitables. “Ahora soñamos con tener un techo digno, pero por acá mismo. Todos los que permanecemos aquí nacimos, crecimos en las viviendas que perdimos y además trabajamos en Los Teques”./RP/no

 

Noticias Relacionadas

Banner pequ