principal
principal
Monseñor Eduardo Boza Masvidal camino a los altares

Monseñor Eduardo Boza Masvidal camino a los altares

Banner pequ

Realizó una excelsa labor pastoral en Los Teques

La iglesia Católica y en especial la de Altos Mirandinos se encuentra de júbilo, tras conocerse la noticia de que Monseñor Eduardo Boza Masvidal, está camino a los altares, una vez que se iniciara su proceso de beatificación en la Diócesis de Los Teques, donde realizó una fecunda labor pastoral hasta 2003.

“La fama de santidad de este siervo de Dios está viva entre los fieles de Los Teques y otras partes del mundo, especialmente entre sus coterráneos, los cubanos de la diáspora, para quienes fue un verdadero padre y pastor, consuelo y aliento en la amargura del exilio”, expresa la proclamación de la causa abierta este año.

El reconocido y bien ponderado párroco formó parte del grupo de 131 sacerdotes y religiosos expulsados de Cuba el 17 de septiembre de 1961 en el buque español Covadonga que los trasladó a España, como parte de la política comunista para acabar con la Iglesia en la isla.

Posteriormente viajó a Venezuela, donde trabajó por más de cuatro décadas, especialmente como Vicario General de Los Teques. Fundó movimientos para ayudar y mantener unidos a los cubanos de la diáspora, a los que visitó en diversos países de América y Europa. Finalmente falleció en esta diócesis el 16 de marzo de 2003 a los 87 años.

Quien lleva adelante como postulador diocesano de la causa es el actual Vicario General de Los Teques, Monseñor Raúl José Bacallao, y como presidente de la comisión histórica está el sacerdote cubano Reynerio Lebroc de la Arquidiócesis de Caracas, experto en historia eclesiástica de Cuba.

Exiliado de su tierra

Uno de los que le acompañó en el viaje a España fue el entonces P. Agustín Román, posteriormente Obispo Auxiliar de Miami en Estados Unidos. El 15 de mayo de 2010, Mons. Román escribió un artículo publicado por Diario Las Américas con motivo de los cincuenta años de la ordenación episcopal de Mons. Boza Masvidal.

“En esa época la persecución contra la Iglesia fue dura de parte del gobierno. Teníamos 700 sacerdotes para atender a seis millones de fieles. Desde los años 60’s las expulsiones de sacerdotes comenzaron con la excusa de que eran extranjeros. El plan era limitar el clero a 200 sacerdotes con lo cual, según pensaban ellos, se debilitaría la Iglesia hasta extinguirse”, contó en su texto.

Dijo que los sacerdotes eran sacados en las noches sin pasaporte ni ningún objeto, solo “con la ropa que llevábamos puesta”.

Ya en el buque Covadonga, “las horas pasaban hasta el día 17. Al mediodía vimos a través de las ventanas a dos sacerdotes con sotana que los milicianos armados traían. Lo hacían como si fueran delincuentes. Al llegar los reconocimos: era el Padre Obispo Mons. Eduardo Boza Masvidal acompañado del padre Agnelio Blanco, su fiel compañero”.

Cuando fue entregado al Encargado de Negocios de la Embajada de España, Don Jaime Capdevila, Mons. Boza “se viró hacia los milicianos y les dio la bendición. ¡Qué contraste… los cubanos milicianos lo entregaban con odio y el extranjero lo recibía con amor hospitalario!”, luego de pasar varios días preso siendo interrogado.

Cuando el barco zarpó, “subimos a cubierta desde donde veíamos a los que se acercaban al muro del malecón a despedirnos. Cantaban ellos y les acompañábamos nosotros, el himno ‘Tu reinarás’ Así, con lágrimas en los ojos, para el Obispo y para nosotros fue desapareciendo Cuba en el horizonte con la esperanza de un regreso rápido”.

Sin perder la fe

En medio de las incomodidades, “el Obispo cada día nos predicaba en la Misa, y al comentarnos las lecturas descubríamos la visión de fe del ‘hombre de Dios’ que con su palabra nos fortalecía. Allí conocí mejor al Obispo cubano” quien nos invitaba a “servir en cualquier lugar en que nos recibieran, sin olvidarnos de Cuba”.

El 27 de septiembre, la Covadonga llegó a España. “Al salir del barco la prensa esperaba a Mons. Boza. Un periodista, asombrado al ver entre tantos pasajeros a 131 sacerdotes expulsados, le dijo al Obispo: ‘Parece que Dios se ha olvidado de la Iglesia en Cuba’ y el Obispo respondió: “No, parece que Dios quiere que la Iglesia en Cuba sea misionera”.

“Después de tantos años, al recordar esta frase, creo que en el corazón del Obispo había una respuesta al mandato del Señor: ‘Vayan y hagan que todos los pueblos sean mis discípulos’, finalizó Mons. Román, fallecido el 11 de abril, a la edad de 83 años en Estados Unidos.

Pronunciamientos

Al respecto, la hermana María José González, directora de Cáritas Los Teques explicó que ya está conformado un comité que estudia la causa de los santos donde se estudian si el monseñor poseía las virtudes requeridas como amor, esperanza y caridad para su beatificación.-Por ejemplo en el caso:  de la  Madre Teresa, la gente gritaba ¡Santa ya!

Refirió que los responsables son los encargados de la investigación tomando en cuenta cómo vivió, desinterés, humildad, próximo a Jesús.- Luego, la causa es presentada en Roma donde se siguen los pasos.

Añadió que el Papa Francisco en el caso del cura Brochero hizo un aporte o un paréntesis de considerar la labor evangelizadora en los lugares más inhóspitos de Argentina. Opinó que el monseñor Eduardo Boza Masvidal nunca demostró rencor y odio a pesar de ser expulsado Cuba, “demostró amor hacia la gente”./lb

Noticias Relacionadas

Banner pequ