principal
principal
Ahirim Baloa, el diseño de carteras  y la moda son su pasión

Ahirim Baloa, el diseño de carteras y la moda son su pasión

Banner pequ

Ahirim Baloa, es joven, emprendedora y muy trabajadora tal y como se caracteriza la mujer venezolana; es de profesión administradora de empresas egresada de la universidad Humbolt y además es una amante del diseño, especialmente de carteras de cuero.

Nació en Barquisimeto Estado Lara, pero su infancia y adolescencia transcurrieron en Los Teques, junto a su querido padre José Baloa y hermana Astrid, “tuve una linda infancia a pesar de lo duro que debe haber sido para mi padre criar a dos niñas él solo; aunque eso nunca fue impedimento, porque nos regaló la mejor herencia que un hijo puede recibir de un padre, educación y buenos valores”.

Esta encantadora chica, en la actualidad está radicada en Argentina y es la encargada del área administrativa de un escritorio jurídico en Buenos Aires; “en mis ratos libres me dedico a mi emprendimiento que es el diseño de carteras de cuero”.

Relató que al llegar a esa ciudad, mientras conseguía empleo, quiso hacer algo le gustara, “siempre he sido amante de la moda y loca por los tacones así que por ahí iba la cosa, vi el curso de carteras, me llamó la atención y se convirtió en mi pasión”.

Dijo que salió del país sin pensarlo, por sentirse insatisfecha en cuanto a las pocas oportunidades y problemas sociales y políticos que se presentan en Venezuela.

“No podía arreglar mi carro, fui a comprar artículos personales y no me los vendieron porque no le correspondía a mi número de cédula; entonces esa noche me acosté pensando qué hacer, no quería vivir eso, no quería quedarme estancada porque sabía que las oportunidades se cerraban cada vez más. Al día siguiente me desperté y dije me voy, así mismo saqué mis papeles en un mes y sin pensarlo me fui”.

Resaltó que ya tiene dos años y tres meses viviendo fuera y que aún sigue siendo difícil, “poco a poco he ido entendiendo que es la oportunidad de crecer, de salir de nuestra zona de confort y de prepararnos para que cuando podamos volver, construyamos una mejor nación”.

Destacó que extraña mucho a su familia, “a mis amigos, extraño mi pueblo, mis calles, mi gente, y sí, es que estando fuera extrañas todo, pero eso es lo que me da fuerzas para seguir”.

Esta joven emprendedora se considera una mujer persistente, y fiel creyente de que los sueños se hacen realidad, “mientras seamos constantes, poniéndole corazón y sobre todo lo más importante creyendo en nosotros mismos, solo el límite es el cielo, los seres humanos somos capaces de llegar a donde queramos si no los proponemos”.

Asimismo, es amante de la playa, la naturaleza un buen café al aire libre, “costumbre que aprendí en Buenos Aires y me encanta”, y también leer un buen libro.

Ahirim se visualiza en un futuro como una mujer nueva, “con mucha experiencia y conocimientos pero aparte de eso imagino llegar lejos con mi proyecto, posicionar mi marca a nivel internacional, donde no solo venda carteras, si no también varios tipos de complementos para damas”. 

Disfruta al máximo la creación de cada diseño

“La verdad disfruto cada paso desde comenzar a imaginarme la forma, la textura, el color. Escoger los mejores herrajes ir a buscar la piel que vaya con la cartera que me imagino, la tela para la ferrería, que tenga una textura suave al tacto pero que sea resistente al uso diario, es un proceso pero disfruto al máximo cada paso”.

Indicó que comenzó en este mundo haciendo bolsos en tela y que jamás había agarrado una máquina de coser, “pero se me estaba dando muy bien así que me entusiasmé y cada vez me gustaba más”.

Precisó que el último día era en el que comenzarían a dar clases de carteras en cuero, “y solo me bastó la primera clase para enamorarme por completo, comencé a hacer sobres a mano; duraba horas cociéndolos abriendo huequito por huequito hasta que un gran amigo argentino que observaba mi trabajo, le surgió la idea de comenzar a comercializar mi producto y empecé a hacerlos uno tras otro; el corregía los defectos de costuras y los cortes, confieso que en los primeros días la costura quedaba como la vía de la carretera vieja hasta que mejoré”.

Desde entonces Ahirim, comenzó a ofrecer las carteras visitando tiendas que vendieran accesorios para féminas, “y la verdad no es nada fácil porque al principio te ven como si vendieras caramelos y a eso se suma la dificultad o miedo que aún me da de vender, me manejo mejor creando”.

Entre sus anécdotas, recordó que su primer sobre se lo compró una amiga, luego otra, “y luego ocurrió lo que tanto esperaba, vendí el primer sobre en una tienda, ese día estaba muy feliz, no lo podía creer y desde ese momento no he parado y deseo con todo mi corazón poder llegar a vender mis carteras en mi país”.

Una frase que la identifica es: De las crisis siempre salen las mejores ideas; “pues esta fue la mía; no lo buscaba y jamás me imaginé, pero acá estoy por supuesto siempre aprendiendo más de cada error, corrigiendo cada detalle y tratando de perder el miedo de vender, siento que a veces necesitamos estar solos y salir de lo fácil, para darnos cuenta de nuestro talento y capacidades para lograr objetivos”.

Su familia es su impulso

“Es mi motor, los amo más que a nada en el mundo, me encanta estar con ellos, papá y yo somos inseparables es mi mejor amigo y mi hermana es mi diario, mi confidente, si hay alguien que se sabe mis pasos con exactitud es ella, y ahora nuestra nueva integrante a bordo mi sobrinita Miranda. Son el mayor tesoro en mi vida”.

Aseguró que el mejor tesoro que dejan nuestros padres es la educación, “de allí en adelante todo depende de nosotros mismos y que si queremos llegar lejos, tenemos que soñar pero tomar acción para que esos sueños se materialicen, nada llega solo, nada llega sin esfuerzo, la vida pasa, papá y mamá no siempre estarán allí para guiarnos”.

En cuanto a la amistad dijo que para ella es invaluable, “sobre todo estando lejos me he dado cuenta de que tenía más amigos de los que imaginaba, con pequeños detalles me han demostrado que no importa el tiempo que tengas conociéndolos, lo importante es que cuando necesites de ellos en las buenas y en las malas te demuestren que son incondicionales. Y le doy gracias a Dios por cruzar mi camino con amistades tan valiosas que me estiman y que me lo demuestran siempre”./lb

 

*En la actualidad se desempeña como administradora de un escritorio jurídico en Buenos Aires

ARIANA PÉREZ.

Noticias Relacionadas

Banner pequ