principal
principal
Lionel Messi la rompió y Barcelona goleó a Juventus

Lionel Messi la rompió y Barcelona goleó a Juventus

Banner pequ

Lionel Messi lo ha hecho de nuevo. Cuando parecía que su equipo empezaba apagarse, cuando su imagen ya no lucía como antes en los choques determinantes, el rosarino otra vez dijo presente. Lo hizo a su manera, con goles y con yapa. Con el agregado de poder quebrar la malaria contra Gianluigi Buffon, la mole italiana a la que no había podido hacerle un gol. Le hizo dos. Fue amo y senior del 3-0 para dar el primer paso triunfal de Barcelona en la Liga de Campeones justo ante Juventus, su último verdugo. Ganó el duelo mediático con Paulo Dybala. Y le dice al mundo que está más vigente que nunca.

Lionel Messi la rompió y Barcelona goleó a Juventus

Lionel Messi ya clavó el zurdazo contra el palo y todo Barcelona celebra el 1-0 a Juventus. (AP)

El sorteo de la Liga de Campeones ofreció un guiño de entrada para los futboleros. Un duelo de los grandes, de esos que es más factible encontrar en las instancias finales. Para los argentinos también había condimentos especiales. Justo cuando los delanteros la rompen en sus clubes y están en deuda en la Selección: con Lionel Messi en Barcelona y Paulo Dybala y Gonzalo Higuaín en Juventus.

La mesa estaba servida en el Nou Camp. Con las declaraciones del cordobés aún retumbando en el ambiente, al admitir que no se siente cómodo cuando tiene que compartir equipo con la Pulga.

La primera chance clara del partido estuvo justamente en los pies de Dybala, pero su remate débil fue a parar manso a las manos de Ter Stegen.

Y enseguida Messi dispuso de su chance con un tiro libre ideal, desde la puerta del área. El rosarino intentó engañar a la nutrida barrera que había armado Juventus, pero la idea no prosperó y el zurdazo bajo no superó la línea defensiva,.

Leo, que venía de meter tres goles en el derbi contra Espanyol, tenía una espina: convertirle un gol a Buffon. El dato era llamativo: el argentino les había metido goles a 123 arqueros, pero nunca había podido con el capitán de Juventus. Hasta que en su quinto cara a cara rompió el hechizo.

El escenario estuvo claro desde el pitido inicial. Barcelona tenía la pelota y las riendas del juego. Con Iniesta como eje en el medio y Dembélé listo para ganar por la banda derecha. El francés que llegó para tratar de hacer olvidar a Neymar generaba peligro con su velocidad.

Juventus, en cambio, se agrupaba cerca de su arquero, no sufría y apostaba a las salidas rápidas. Casi abre la cuenta con un zurdazo fantástico de Di Sciglio, que encaró de derecha al centro, sacó el remate a colocar y obligó a una atajada fenomenal de Ter Stegen.

Hasta que Messi rompió el molde. Y rompió su propio maleficio contra Buffon con un zurdazo cruzado tras una pared exacta con Luis Suárez, que pivoteó y se la devolvió con justeza. El rosarino definió de primera y la puso contra el palo para el 1-0 en el cierre de la primera mitad.

El gol rompió el partido y obligó a salir a Juventus. Escenario ideal para Barcelona, que ya ganaba pero ahora disponía de espacios. Casi factura Messi en el arranque del segundo tiempo con un zurdazo seco desde la medialuna que se estrelló en el poste izquierdo.

Pero la Pulga seguía encendida. Y a los 9 minutos generó el 2-0 con una jugada electrizante entrando por el vértice derecho del área. Se metió en velocidad, definió de punta ante la salida de Buffon pero Barzagli en la línea alcanzó a despejar. El rebote le quedó servido a Rakitic que la empujó al gol.

El Barcelona fue de menor a mayor. Le costó entrar en ritmo y romper el bloque defensivo de Juventus. Pero con el gol de Messi todo cambió. Y en el segundo tiempo se pareció más al Barsa de hace años que al de los últimos partidos.

Hizo levantar a la multitud del Nou Camp. Salió lanzado cada vez que recuperaba la pelota en el medio y disponía del delantero rosarino en el lugar que mejor rinde, cerca del área rival.

Así ocurrió en el 3-0. Un gol del mejor Messi. De ese que todo lo puede ante la mirada atónita de Buffon, resignado. Leo enganchó de derecha al centro, amagó y esperó el momento exacto, el instante perfecto. Ahí sacó el latigazo cruzado que se incrustó en la ratonera. Golazo.

Festival de Leo. Otro festejo que se une a los tres que había tenido el sábado en el clásico de la ciudad. ¿Estaban esperando a Messi? Acá está. Dijo presente. Ante Espanyol con una vara de exigencia baja y contra Juventus un rival durísimo y frente a un arquero al que no lograba superar. Acá está Messi. Siempre presente.

 

 

Fuente: Clarin deportes

Noticias Relacionadas

Banner pequ