principal
principal
Hijo adoptivo mató a su madre en Los Chaguaramos

Hijo adoptivo mató a su madre en Los Chaguaramos

Banner pequ

Seis días después de haber sido asesinada localizaron el cadáver de Carmen Dolores Hernández, de 70 años de edad, en su apartamento. Tenía varias heridas causadas con un cuchillo. El homicida es su hijo adoptivo, que confesó el crimen cuando llegó a la vivienda y se topó con los funcionarios del Cicpc. Estaba acorralado y no salió bien librado del interrogatorio.

La mujer vivía desde hace más de 30 años en la Torre B-2, piso 4, apartamento 4-02 del Conjunto Residencial El Samán, en Los Chaguaramos. Algunos vecinos comentaron que era una mujer servicial, educada, aunque otros dicen que apenas saludaba.

Sin embargo, coinciden en que tenía un hijo que había criado, que desarrolló problemas de drogadicción, identificado solo como Jesús, un muchacho de 24 años de edad, que ella adoptó a los 5 días de nacido en Barinas. Su madre biológica, que era adicta al crack, se lo entregó recién nacido a Carmen Hernández para que lo cuidara, y velara por su alimentación y educación.

Sus problemas de adicción lo convirtieron en un hombre violento, aunque frente a los vecinos disimulaba su conducta. Ellos aseguran que es retraído y que habla poco. Cuando la madre le hacía reclamos por su adicción, le contestaba de forma grosera. Según Gladys de Cermeño, habitante de la Torre A-2, en una ocasión amenazó a la madre con un cuchillo luego de una discusión.

La vecina, a sabiendas de lo ocurrido, la llamaba casi todos los días por teléfono para saber cómo estaba y cómo iba la relación con su hijo. “En una oportunidad le dije: ‘cuídate de él, porque un día de estos te encontrarán con moscas en la boca’, y así fue”.

Después de ese episodio, la madre adoptiva lo internó durante un año en una sede de hogares Crea, en Barquisimeto, para que dejara el vicio de las drogas. El muchacho regresó y, esperanzada en que se había rehabilitado, volvió a abrirle las puertas de su hogar, pero las discusiones no cesaron y a los pocos meses, en un arrebato de ira, Jesús la apuñaló y mantuvo el cadáver en la casa.

En los días posteriores al crimen sacó enseres de la vivienda. Los residentes vieron que sustrajo sillas, mesas y otros objetos. También durmió al lado del cadáver descompuesto de su madre. Nadie se explica cómo pudo soportar el hedor que emanaba el cuerpo por varios días. El olor putrefacto que salía de la vivienda llamó la atención de los vecinos que llamaron a la policía.

“Hasta el jueves en la mañana vi a Jesús cuando salió del edificio y me saludó. Le pregunté por su mamá y me contestó que se había ido a Baruta y que regresaba el martes. Esta mañana me enteré de lo ocurrido y estoy asombrada. ¿Cómo pudo actuar con normalidad todos estos días?”, se preguntó Rosa Vivas, conserje de la Torre B-1.

Conducta extraña. Vivas conocía a Jesús desde niño. De hecho, jugaba con sus hijos. Ella notaba que él era un muchacho diferente. Era callado, introvertido. “Cuando hablabas con él a los pocos minutos te dabas cuenta de que no era normal. Su expresión corporal lo delataba: Cada vez que conversaba juntaba sus manos como si estuviera haciendo arepas, no te veía a los ojos y a veces le daba por caminar de un lado a otro. Carmen (la madre adoptiva) no le tenía mucha paciencia. Lo maltrataba psicológicamente, porque siempre lo comparaba; le decía: ‘¿por qué no eres como Javier o como Jorge?’. No tenía instinto maternal. Una vez le aconsejé que lo llevara a un psicólogo y le recomendé que corrigiera su actitud hostil contra él”, relató la conserje.

Los vecinos solo saben que la víctima estaba jubilada de Pdvsa. Desconocen qué cargo ocupó cuando trabajó en la petrolera. De hecho, un grupo de vecinos iría a la empresa para comunicar lo sucedido y solicitar ayuda, porque no tenía otros familiares.

Noticias Relacionadas

Banner pequ