principal
principal
Los beneficios de un cubito de hielo para la piel

Los beneficios de un cubito de hielo para la piel

Banner pequ

Métodos naturales como la terapia con hielo son cada vez más populares, no solo porque son muy económicos, sino porque brindan muchos beneficios para la piel. En esta ocasión queremos destacar sus 7 mejores aplicaciones para que no dudes en aprovecharlo como recurso para tu belleza.

1. Tonifica la piel

Un simple cubito de hielo puede servir como alternativa a los tónicos comerciales, ya que el frío facilita el cierre de los poros dilatados y deja una sensación de suavidad por tiempo prolongado.

Tras ser aplicado, tensa la piel, dando un efecto de firmeza que contribuye a reducir la flacidez y las arrugas. Incluso, se puede frotar en áreas como las piernas y los glúteos para complementar los efectos del ejercicio al querer reafirmarlos.

2. Reduce las arrugas

Este ingrediente natural tiene un interesante efecto en la constricción de los vasos sanguíneos bajo la piel y contribuye a mejorar la circulación para lograr una correcta oxigenación de las células.

Su temperatura controla el exceso de inflamación y, por si fuera poco, minimiza los efectos de los radicales libres sobre el tejido cutáneo. Al aplicarlo de forma regular se mantiene la piel firme y elástica, lo cual resulta clave para evitar las arrugas finas y prematuras.

3. Combate las ojeras y bolsas

La formación de ojeras y bolsas en el contorno de los ojos es uno de esos problemas estéticos que toda persona quiere evitar y eliminar para que no afecte el aspecto de su rostro.

Su causa principal son los problemas circulatorios y la retención de líquidos, aunque también pueden darse por el uso de algunos cosméticos y el mal dormir.

Por fortuna, se pueden minimizar en cuestión de minutos aprovechando el efecto antiinflamatorio que nos brindan los cubos de hielo. Basta con masajear las áreas afectadas durante un par de minutos, antes de dormir y en horas de la mañana.

4. Combate el exceso de grasa

Los cubitos de hielo son útiles para controlar las alteraciones en la actividad de las glándulas sebáceas de la piel que hace que se genere una producción excesiva de grasa.

Sus propiedades humectantes y astringentes limpian a profundidad los poros, y ayudan a remover los restos de sebo que provocan acné. Tras frotarlos durante unos segundos,disminuye ese brillo antiestético en el cutis y queda una agradable sensación de suavidad.

5. Alivia el exceso de sequedad

Si bien es un ingrediente útil para controlar las pieles con tendencia grasosa, también es una gran solución para aquellos con cutis demasiado seco.

Su capacidad humectante contrarresta la pérdida natural de agua en los tejidos cutáneos, promoviendo la eliminación de piel muerta y reteniendo su humedad. Dado que no altera el pH cutáneo, sino que lo equilibra, es perfecto para complementar los tratamientos contra la sequedad.

6. Alivia las quemaduras solares

Por su temperatura fría y acción hidratante, la terapia con cubitos de hielo es una buena opción para el tratamiento de las quemaduras superficiales ocasionadas por los rayos del sol. Su aplicación disminuye la sensación de ardor y comezón y, de paso, estimula la actividad de las células para conseguir una rápida recuperación.

7. Previene el acné

Dado que limpia los poros de la piel a profundidad, la aplicación de hielo es un método interesante para prevenir la formación de comedones y espinillas.

Usándolo todos los días, dos veces al día, estimula la eliminación de impurezas y células muertas que, tras acumularse, pueden originar este tipo de problemas.

Como lo puedes notar, un simple cubito de hielo puede hacer muchas cosas buenas para mantener la belleza de tu piel. Eso sí, procura envolverlo siempre en un paño suave, ya que su aplicación directa puede ser un poco agresiva.

Globovision /

Noticias Relacionadas

Banner pequ